jueves, 1 de octubre de 2009

Proceso de una fotografía insustancial

Castoreño

- ¡Ostras! Un castoreño colgado en la pared. ¡Voy a hacer una foto elegante y minimalista!

Para hacer la foto en condiciones hay que mirar fijamente al castoreño durante unos segundos, con cara de interesante, ladeando alternativamente la cabeza a izquierda y derecha. Se ganan puntos de artistismo si se doblan ligeramente las rodillas para buscar más puntos de vista.

Hecha la evaluación inicial y calibrada la composición para que cumpla (más o menos) la regla de los tercios y todas las demás de las que, por tus muchas lecturas y horas de foros, tienes conocimiento, se dispara. Clic. Por si acaso otra vez. Clic. Y otra más. Clic, clic (ya se te ha escapado la ráfaga).

Te vas a casa esperando tener una verdadera obra de arte, una cosa aparente. Descargas las fotos, las abres en el ordenador y lo que te encuentras es: un castoreño colgado en una pared más fea que pasar una tarde en el Bernabéu. ¿Para esto he hecho las artísticas flexiones de piernas? ¡Vaya mierda!

Por fortuna siempre queda el photoshop, que te echa un cable para:
  • Resaltar las texturas.
  • Potenciar el punto de interés de la foto (primero hay que encontrarlo).
  • Pasarte tres pueblos con un viñeteado indecente.
  • Y, definitivamente, hacer los retoques necesarios para terminar de cargarte la foto.
Cuando acabas, la vuelves a mirar durante unos segundos. Curiosamente reproduces los movimientos de cabeza con los que se inició el proceso. Prescindes de las flexiones porque estás sentado. Pones cara de poker y sin saber por qué, guardas la foto. Sin saber por qué, la subes al flickr. Sin saber por qué, escribes todo esto.

Debe de ser la incertidumbre por la posible ausencia de Morante. O que mi cámara yace en el servicio técnico. O la música de Kamela* (sí, es con c, pero es que me sale con K) que suena en el Spotify. Vete tú a saber.

Adivinanza: ¿De quién es el capote de paseo de la nueva cabecera del blog?

*Prometo por el capote de Morante que jamás he escuchado a Kamela por voluntad propia, es sólo una broma.

8 comentarios:

rfa dijo...

Creo que este capote no lo hemos visto este año por las Ventas ¿verdad?

susa dijo...

Ni idea. No sé de quién es el capote. Pero una tarde en el Bernabéu si es aburrida es porque no has ido en buena compañía.
Susana
Por cierto, tengo unas ganas de que escribas eso de... A ver si lo adivinas: "¡Peligro! ----------- sueltos en Madrid".

Anónimo dijo...

¿Podrías enseñarnos la fotografía original?

Fernando dijo...

¿El Cid?

Joséphine Douet dijo...

De la foto de Joseto, es el capote, creo yo.. me parece reconocer la mano y el color...

santi dijo...

Inconfudible, la foto es de José Tomás liándose.
Un fuerte abrazo.

Costillares dijo...

Esa uña tan limpia es la que me tiene desconcertado.

giakkomo dijo...

Joé pues a mi la foto del castoreño me ha gustado , mi espíritu crítico está devaluado creo.