martes, 31 de agosto de 2010

El Cid en Colmenar

el-cid-01

Mira que es serio en la plaza. Hasta tímido, diría yo. Mejor. ¡30 fotos sin que levantara la vista! Me sé su montera de memoria.

el-cid-02

Si ayer hubo algo bueno en Colmenar, desde luego lo hizo El Cid. La corrida de Los Bayones, floja y sosa. El cuarto, un gran toro, pero de eso que dicen "para el torero".

el-cid-03

A ese toro El Cid le dio los mejores pases de la tarde. Creo que en algunos momentos estuvo muy bien, pero tampoco puedo afirmarlo con rotundidad porque mientras él toreaba yo hacía el gamba tirando fotos que en el 99% de los casos van directas a la papelera.

el-cid-04

Esto ya es un caso extremo.

el-cid-05

Recuperé un rato la compostura para las últimas tandas con la diestra.

el-cid-06

¡Ay! ¿De qué me suena esta estampa?

el-cid-07

Y el lamento después del pinchazo.

el-cid-08

Y algún aspaviento de más después del segundo volapié.

el-cid-09

el-cid-10

Una orejita de regalo para la afición de Colmenar. Antaño dura y exigente.

el-cid-11

Y El Cid a hombros mientras sus compañeros Castella y Talavante salían de la plaza con el mentón clavado en el pecho, mirando al suelo. En el caso de Talavante llegó exactamente igual. Señor, qué sensación de abulia transmite ese chico. Que no digo yo que sea cierta, pero que la transmite, de eso no me cabe duda.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Sigo apostando por este torero, por muchas cosas pasadas y por las que adivino futuras. Me gusta hasta en la de tirar...pero eso es mérito del "retratista". Saludos. Gloria. Murcia.

jdouet dijo...

Ha vuelto, ha vuelto! Y mas que le queda por volver. Alegria!

Verguenza Nacional dijo...

El Cid, gran héroe, con su verruga en el entrecejo.

Cita célebre: "Los toros nerviosos son como las mujeres: la que se deja, se deja, y la que no, creo que comete un error".

Alguien que dice algo así ... ¿como se atreve a ir al ministerio de (in)cultura a mendigar que le rebajen el IVA?. Sois tan patéticos que ni la muerte os haría justicia. No merecéis más que el ridículo en vida, aparte de una abolición fulminante.