jueves, 7 de junio de 2012

Un poco más sobre la Puerta Grande (con invitado)

talavante-pg-12

De un comentario de Andrés Verdeguer:
Para mi es un locura. Y una falta de respeto. Eso, destrozarle el vestido de torear, no es pasión. A mi, que todavía me escapo de vez en cuando a ver alguna salida por la puerta grande, lo de Madrid es histerismo que no encuentra razón de ser. La admiración y respeto al héroe en su salida por la puerta grande, es otra cosa. No veo ni cariño y sí mucho desatado que se debe haber visto muchas procesiones en esta vida. 
No me gusta.
No puedo estar más de acuerdo.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Hay que verle la cara al tío de la derecha, con ganar de arrancarle un brazo a su héroe Talavante

Elena dijo...

Desde luego!! Pero también es verdad que muchos que admiran a un torero desean tener por ejemplo un macho del traje con el que sale por la puerta grande.
un beso. elena :)
http://thecollagelife.blogspot.com.es/

Anónimo dijo...

Pues Talavante estaba tan contento

manon dijo...

@Elena: Sin duda, pero mil personas queriendo coger un macho de un torero se vuelve algo un poco incontrolable. Las escenas de "admiración" vistas me hacen plantearme un poco esto de la admiración, de verdad.

@Anónimo: pues claro. Pero después. En todo el recorrido hasta la furgoneta Talavante no iba muy cómodo, te lo aseguro.

Mario Pastor Cristóbal dijo...

Falta de civismo, una cosa es querer tener un macho del torero y otra tirarle al suelo..arrancarle una hombrera, o intentar quitarle el capote de paseo, la gente tiene que aplaudir y gritar torero torero!! no lo que se ve por desgracia con mucha frecuencia. Una cosa es pasión y otra muy distinta agresividad..

Jorge dijo...

¡Totalmente de acuerdo! Esto equivale al fanatismo desmedido y desordenado que a menudo causa serios disturbios entre los públicos del fútbol o del rock, es decir, una conducta que hace a un lado la sana alegría y la torna egoísta, irrespetuosa y en ocasiones, violenta. Tristes tonterías. [De paso, una conducta tal va en paralelo con la diluída calidad de los encierros que en un tiempo eran mucho más taurinos: para muestra basta el botón de los Sn. Fermines --verdaderas orgías de alcohol, basura y vileza, todo en aras de un turismo de bajeza.] Espero mayor presencia y control por parte de las autoridades en estos eventos como la salida en hombros y los antes bellos encierros de Pamplona, etc. // Atte., Torotino.