martes, 31 de julio de 2007

Banderilleros heridos


Al hilo de este post de Toros y más y de este otro de Toroprensa, le dedico uno a El Madrileño y a Raúl Corralejo, los dos banderilleros heridos de gravedad este fin de semana.

Corralejo sufrió una tremenda voltereta en Collado Villalba. La consecuencia fue un traumatismo craneoencefálico severo que le provocó un coma. Sólo en las últimas horas se han descartado daños cerebrales y medulares y hace nada que ha salido del coma. Que tenga suerte.

El Madrileño
El Madrileño fue cogido en Francia al entrar apurado en un burladero. El toro metió el pitón y se encontró con la pierna de este torerazo de plata causándole una de esas heridas tan molestas en las que no sólo los músculos salen dañados, sino que hay destrozos en tendones y huesos, mucho más largos de recuperar para los toreros.

El Madrileño denunció con amargura la falta de compañerismo porque no había nadie en la otra boca del burladero presto para echarle un capote y quitarle el toro de encima. Se habría ahorrado el dolor y el disgusto, asegura, si todo el mundo hubiera estado en su sitio.

El Madrileño
Yo prefiero pensar que más que falta de compañerismo es descuido (aunque no sé qué es peor). El domingo en Madrid se vivió una situación parecida en dos ocasiones. Una fue calcada y la vivió “Venturita chico”. Tenía la foto de su acelerada entrada en el burladero con el pitón lamiéndole el muslo, pero la borré porque pensé que no iba a servirme para nada, qué cosas... No había ningún banderillero cerca y Venturita lo pasó realmente mal.

El Madrileño
No recuerdo al protagonista de la otra ocasión de riesgo innecesaria. Un banderillero sale apretado de su par y quienes tenían que estar al quite (Rubén Pinar y el tercero de Oliva Soto) se encontraban mirando tranquilamente a unos quince metros de la acción. Luego los dos cambiaron unas palabras, tal vez algún reproche para echar el balón fuera, y se pusieron ya más cerca de su sitio. Luego, cuando en Las Ventas se oye una voz reclamando a los toreros que se pongan en su sitio, de inmediato desde el callejón se oye otra recordando a la madre del atento espectador. Ellos sabrán, pero en esto de los toros ya hay suficiente peligro como para aumentarlo por no cuidar un detalle tan nimio y que tan poco cuesta respetar.

Antes del punto final quiero recordar que la cogida que ha abierto telediarios el lunes ha sido la de Cayetano. No me quejo, es normal, él es la figura. En veinte días volverá a torear.

2 comentarios:

Rober dijo...

Vaya fotón de "El Madrileño", preciosa.
Un saludo.

manon dijo...

Gracias Rober. Con modelos como él es fácil. A ver si se recupera bien y el año que viene le podemos hacer muchas más.

Saludos