miércoles, 16 de enero de 2008

Gradas vacías

Solo
Siguiendo con mi recorrido por el archivo, había rescatado dos o tres fotos de gradas vacías para poner algún articulillo en la próxima semana. Casualmente, en el paseo diario por los blogs taurinos me he encontrado con esta foto mítica en Toro, torero y afición y con esta otra, algo menos conocida, en Toros y más. Coincidencias de la taurosfera.

Biblioteca pública

Todas las fotos son de la temporada 2002, que como muchas de las de Toresma fue una gran temporada, con mucho calor veraniego y muy poco público. Será que, como tantas otras de esos y otros gestores, no fue tan buena.

Sea por la dura competencia de ofertas de ocio, porque los toros no interesan un carajo o por que los carteles invitan a disfrutar de todas esas ofertas alternativas, el aspecto de Las Ventas fuera de feria es casi siempre muy parecido a este. Luego los medios dicen que los toros van mejor que nunca, que se torea como los ángeles y que los toros salen bravos como demonios. Desde luego se refieren a otra fiesta.

Bajo la lluvia

Dejo esta foto para el final porque le tengo mucho cariño y porque tiene cierto parecido con la de Vidal. La imagen está tomada el 6 de junio de 2002. Fernández Meca, Óscar Higares y José Ignacio Ramos lidiaban un encierro de José Escolar cuando empezó a caer una gran manta de agua. Los tendidos, bastante vacíos ya, se quedaron desiertos y sólo los más aguerridos aficionados aguantaron en la piedra. A la protagonista de la foto algunos la conoceréis. Es una gran aficionada y una gran amiga.

Singing in the rain
Los toreros, antes de que empezara la corrida, salieron de esta guisa al ruedo. Por lo visto ya se preveía la tromba de agua. ¿Por qué no se suspendió aquella corrida? Pues supongo que por una razón contable, que es lo que decide si se da o no un espectáculo. Allá películas la vida de los toreros o la ruina que supone un ruedo encharcado para el juego de los toros del ganadero. La pasta es la pasta.

7 comentarios:

Lupimon dijo...

Toros como el de tu anterior post, son los que harían cambiar la fisonomía de los tendidos.
Con lo que sale normalmente de los chiqueros, así, como en estas fotos que nos brindas, acabarán las plazas incluso en ferias. Es sólo cuestión de tiempo.

Rober dijo...

curioso lo de las fotos, eh??

manon dijo...

Ya te digo, Rober, me hizo muchísima gracia ver vuestras fotos.

Completamente de acuerdo, Luis, pero de dónde sacamos toros como esos, si apenas le quedan ni a su ganadería. Para que volvieran de forma masiva a los ruedos (los toros bravos y el público) haría falta un compromiso tan grande de tanta gente que no tiene ninguna gana de comprometerse que lo veo casi imposible. Disfrutemos de lo que queda.

Lupimon dijo...

Ese es el problema, Manon, ¿de donde sacamos Guitarreros?. Ya, de la ganadería de Hernández Pla, creo que no, pues precisamente por toros como Guitarrero, Capitán, Cerillero, etc. la tuvieron que vender, en el 2002, sus anteriores dueños, la familia Hernández Pla, pues, entre tenérsela que comer con patatas, abdicar de su condición de GANADEROS de reses bravas o venderla, prefirieron esta última opción. Desde entonces he visto como algunos toros han crecido en volumen, saliéndose de tipo (algún ejemplar de 600 kg) y en general han disminuido en casta.
No obstante, como a pesar de todo soy hombre de fe, todavía confío en que la sociedad que la compró Horsebull S.L. (¡vaya nombre taurino!) uno de cuyos propietarios creo que es Ignacio Huelva Manrique, pueda tener interés en conservar algo de lo que antaño fue esa ganadería. Digo esto, porque el citado propietario lo es a su vez de la ganadería La Gloria, protagonista del escándalo de Azuaga del 25 de Mayo del 2006; entonces se comportó como un auténtico GANADERO no consintiendo el afeitado de la corrida de reinauguración de esa plaza a pesar de las presiones de dos de los matadores contratados, Víctor Puerto y Cesar Jiménez (el tercero Ferrera se mantuvo al margen). Los dos ¿toreros? presionaron tanto que se dio la corrida cambiando el ganado por otro impresentable de El Vellosino con la COMPLICIDAD DEL ALCALDE Y BAJO SU RESPONSABILIDAD puesto que no había sido aprobado por los veterinarios de turno.
Entonces Ignacio Huelva sí demostró lo que tiene que hacer un ganadero y confío en que se mantenga así siempre ¿será mucho pedir?

manon dijo...

En esa casa hay casta y un ganadero que parece serio. Igual vemos el milagro de su recuperación. Ojalá.

bruno dijo...

foto insolito

bruno dijo...

la soledad no exista !