lunes, 16 de junio de 2008

La otra cara de José Tomás

José Tomás

El ciclón de José Tomás vino a arrasarlo todo por segunda vez a Las Ventas. Lo consiguió, pero de la tauromaquía del 5 de junio a la de esta tarde, aparte de 10 días y una oreja, hay un saco de diferencias.

José Tomás

La corrida empezó como se esperaba y casi como debía. Se le sacó a saludar porque en su anterior visita nos dio (a mí, por lo menos) una muy buena tarde de toros. (Sí, mucho mejor con su segundo)

José Tomás

Y terminó, como hace diez días, con un extraordinario triunfo (por lo poco usual), pero conseguido por una vía que no va conmigo. En este artículo no hay fotos de pases, porque no dio ni uno (por no exagerar, lo dejaré en que dio pocos, recuerdo una tanda con la derecha). Adiós al toreo limpio y largo del día 5, que se trocó en arrimón sin sentido, enganchones continuos
y cornadas anunciadas, impropias de un matador consciente. Yo no lo entiendo.

José Tomás

Le reconozco, faltaría más, valores superiores al resto de los matadores. Con una cornada seria no hizo un aspaviento (recordemos el esguince de mi admirado Cid para posibles comparaciones) y tiene un valor sobrenatural. Pero, ¡leche!, ¿qué sería de este chico si matara la de Miura, Palha, Victorino o cualquier otra ganadería de ese corte?

José Tomás

Hoy no me ha gustado. Nada. No me interesa esa tauromaquia. Todos sabemos que cuando alguien lleva un tiempo viendo toros y ha presenciado unas pocas cogidas, no es que se vuelva insensible, pero sí interioriza que la sangre es parte de esto. Hoy he sufrido bastante con este tío, como hacía mucho que no sufría y creo que sin necesidad. Las cogidas se presentían, eran evidentes, y él se quedaba ahí parado, impertérrito, ante la posibilidad cierta de la cornada. Habrá a quien le guste, supongo que la prueba son esas tres orejas. A mí no. Hace díez días sí me gustó. Se confirma, pues, que soy un agente doble, lo mismo que este chico es un torero doble, o dos toreros en uno. Será parte de su grandeza, pero a la cara de hoy no le pillo el truco, no.

Capítulo aparte para los fans: insoportables. Dan palmas de tango cuando el toro es manso y se presume que no va a "servir" para la celebración del mito, exigen silencio cuando el mito pone un pie en la arena y se beben los minis cuando los otros dos de la terna ("¿Cómo dices que se llamaban?") se juegan la vida igual (pero con más reflejos) que el mito. Un bochorno, la verdad.


10 comentarios:

Gushigueruela dijo...

Suscribo punto por punto. Hasta un profano como yo es capaz de sentir que lo de ayer no es eso que casi todo el mundo se encabezona en venderte como la tauromaquia hecha carne.

El tipo es un genio. Tiene esa magia que sólo tienen unos pocos, en un mundo lleno de toreros blanditos, con mucho nombre y pocas nueces. Pero ese tufo a gladiador, ese público irrespetuoso con el resto de la terna (en el sexto mucha gente abandonó la plaza porque el mesías había acabado, y otros muchos se dedicaban a comentar el ‘faenón’ al quinto mientras alguien toreaba sobre el ruedo, incluso siendo increpado por no ser JT), y otras cosas varias, no me acabaron de convencer. Y menos, ese nudo en la garganta que tuve toda la tarde temiendo que un toro horrible pudiera partir por la mitad a un torero que en algunos momentos parecía querer precisamente eso.

En definitiva, una experiencia complicada de explicar, que me alegro de haber vivido en primera persona. Aún así, me alegraría que este hombre se dedicara a torear como ha demostrado que sabe hacer muchas veces, y menos a parecer un muñeco de pim pam pum dispuesto a dejarse el alma para pagar un sacrificio al supremo dios del toreo, para más gloria de un público que le adora, pero que a veces parece que no le importe que un toro lo mate y lo convierta en un mito.

Manon, otra vez, felicidades por este peaso de blog.

Josephine dijo...

Sinceramente, me entristece que se le haya llamado "torero" ayer.

Esto no tuvo NADA que ver con el toreo. Me ha dejado un sabor a sangre en la boca, y eso me espanta. A la plaza se viene a ver arte, no juegos.

Como a menudo, muy de acuerdo, Manon.

Anónimo dijo...

De acuerdo totalmente con vuestras opiniones. He de reconocer que tanto paroxismo y arrebato colectivo trastoca y desorienta mi corazón de aficionado. No soporto a esa masa y empiezo a preguntarme hasta qué punto todo este fenómeno (y todo su envoltorio) es bueno para la fiesta. Soy un mar de dudas, ayúdeme Sra. Francis.
Zafra

laopcionb dijo...

Yo también firmo lo que dices, todito todo.

Anónimo dijo...

Vale que lo de ayer fuera mas bien a ver si iba mas veces a la enfermeria que ninguno.De todas formas se deja hasta la ultima gota por su publico,en muchas cosas estoy de acuerdo con lo poco respetuoso que es el publico,entender que muchos van por que les gusta aparentar y decir yo estuve viendo a Jose Tomas y fui con entradas regaladas.Adems creo y eso que no se mucho que las corridas son desde el 1 toro hasta el 6 no?esto es como en el baloncesto el ultimo minuto la gente que no entiende se va.
De todas formas perdonar pero soy Tomasista y prefiero eso antes que toreros que van a pasar el rato

Abadía Vernaza dijo...

Completamente desconcertante. Me suscribo a vuestra opinión. Vale el valor, pero y el arte?

Sin embargo, a este parecen que no le aceptan las críticas. Vamos a ver que nos demuestra en el resto del año (sin COMPROMISOS como Madrid).

Ver para creer.

Blanco y azabache dijo...

Como sigan elogiando estas actitudes, se sigan calificando como épicas, históricas y doscientos adjetivos más, van a conseguir que un día de estos Tomás salga con los pies por delante (que quizás es lo que quiere/n).
Yo ayer no ví torear en las Ventas. Para torear se necesitan toros para empezar. Mi impresión fue la de un loco dispuesto a dejarse la vida. Ese Tomás no me gusta nada, el del día 5 me arrebata. Yo voy a ver toreo a la plaza, no un circo romano donde la gente parece que exige sangre para valorar las cosas (sangre que es condición de nuestra fiesta, no fin de ella). Y que no me digan que "si los terrenos que pisa...": si te voltean 4 veces al cabo de una tarde y no consigues más que un par de pases limpios es que algo está fallando.
Es mi opinión: a cualquiera que le gustase o entusiasmase la corrida de ayer, mi enhorabuena. Yo, quizás habré perdido la sensibilidad por el camino.
Por cierto: Enhorabuena por el blog. Creo que ya te siguen ¿23?

Anónimo dijo...

¿quienes son los antitaurinos?
de la forma en que escribiis,dentro de poco tendremos una fiesta descafeinada.

cortinar

Gushigueruela dijo...

¿Fiesta descafeinada? Con esos toros del domingo, y con la actitud de gran parte del público, me parece que la Fiesta tiene un futuro muy negro...

giakkomo dijo...

Cuando alguien arrebata sensaciones de esa manera es porque algo hay , un saludo y no se dejen llevar unos y otros por el fanatismo y haganlo todo desde el el mínimo respeto que se debe exigir hacia una persona que hace su trabajo de la manera que él entiende, no creo que sea justo echarle la culpa a él de la actitud de la gente de los medios y de la manipulación empresarial . Y hay q tener en cuenta que mientras la gente lo despelleja sin temblarle el pulso en muchos blogs , antes ya lo ha despellejado el toro así que a un servidor eso ya le merece el máximo de los respetos, un saludo y como siempre mi enhorabuena al Señor Manon por su blog.