lunes, 2 de junio de 2008

Lectores, confieso que he pecado

Diego Ventura con su caballo Morante

¡Me he divertido en la de rejones!

Ha sido cosa como de dos o tres minutos, lo que ha estado en el ruedo el caballo Morante, montado por Diego Ventura.

Como veis en la foto de arriba, el caballo se enfrenta con torería al astado (disminuido, pero astado). Daba gusto verlo ir al toro.

Diego Ventura con su caballo Morante

Y luego, como demuestran las fotos, con los ojos inyectados en sangre y enseñando los dientes, ¡le tira un bocao como para partirlo!

Diego Ventura con su caballo Morante

No lo ha hecho ni una ni dos veces. Han sido por lo menos seis pasadas intentando morderle las orejas al toro. Impresionante, la verdad.

El resto, rejoneo y rejoneadores.

12 comentarios:

Jose Antonio G. Villarrubia dijo...

Magnifico Blog, con mayusculas, enhorabuena.
Un saludo

bastonito dijo...

Lo tuyo empieza a ser preocupante :)

Abraham dijo...

pues yo por una cuestion de amistades, he tenido que acompañar a un amigo, y dios mio, vaya circo¡¡¡¡¡
Fijate que me gusto incluso más Fermín Bohorquez que Diego Ventura, y a mi compañía (que al parecer entiende de esto) también, porque clavaba en la grupa del caballo y al parecer Ventura siempre pasado. Este Ventura empieza a hacer piruetas y a dar voces al público (pelín dominguero), mata mal, se tira del caballo, empieza a dar saltos, y cuando afloran los pañuelos se pone a mirar al palco en plan desafiante... no se, creo que si un torero hace eso le tienen que sacar escoltado... no me ha parecido muy serio la verdad, aunque el rato de Morante dando mordiscos ha sido algo curioso. Un saludo

manon dijo...

Jejeje. Eso pienso yo, Bastonito. Ya me veo dando palmas acompasadas mienras el rejoneador hace sus peruetas (a 30 metros del toro). Fue terrible. Lo de los bocaos, gracioso.

GRACIAS, José Antonio.

Inma dijo...

Buenas. Cada uno tiene su opinión, a unos les gusta más y a otros menos, pero las piruetas, ni mucho menos, estaban a 30 metros del toro. Las hacia en la cara, galopando a dos pistas y metiéndose en tablas. Arriesgó muchísimo y su premió fue el merecido.
En cuanto a lo de mirar al palco, no es de forma desafiante, es a la espera de saber cual ha sido la suerte de haber toreado. Diego Ventura es impresionante, aunque muchos aún no lo reconocen.

Inma dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
fernando dijo...

Ahora creo en los milagros, a mi también me a gustado.
Oye ¿Por que los rejoneadores actuales cambian tanto de caballetes?

fernando dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
jabonero dijo...

Pues a mí lo de los bocados me resulta una falta de respeto total hacia el toro. Que haga lo que hizo Leonardo una vez, que mate dos toros en puntas y que le monte todo el circo ese al que tiene acostumbrado al personal.

Inma dijo...

El rejoneo está cambiando, evoluciona. El jinete no ha domado al caballo para que muerda, es el instinto de defensa del caballo, y la relación caballo-toro. El jinete simplemente permite que el caballo muestre su carácter, y lo tiene que controlar. A muchos no les parece bien, pero antes nadie conocía a Morante, y ahora todo el mundo espera entusiasmado su presencia.

jabonero dijo...

No todo el mundo. Que se enfrente al toro en puntas a ver si sigue dando bocados.

Anónimo dijo...

Pues al infierno, donde sólo hay corridas de rejones con toros desmochados, piruetas, saludos al público, saltos, frenesí, euforia desbordada, puertas grandes de todo a 100. Hala, por pecador.