viernes, 25 de julio de 2008

¡Hasta sin toros!

Leo en un premiado portal taurino: "José Tomás, sin toros, oreja en su vuelta en Santander".

Debió de ser algo así.


Cortarle orejas a una mona no me parece que tenga especial mérito (si eres un matador de toros, claro, para el resto del mundo es inaccesible). Torear sin toros y conseguir cortar una oreja, eso sí que es una hazaña. ¿O no?

6 comentarios:

bastonito dijo...

Quizá eran sardinas... Pero claro, ni éstas, ni los boquerones, ni las cucarachas tienen orejas. Tampoco cuernos, por cierto. ¡Vaya dilema!

Anónimo dijo...

era el de más de 600 kilos al que le cortó la oreja


no espera, que como no era rafaelillo el que estaba delante...

uno de quismondo dijo...

¡Y LAS CORNADAS QUIEN SE LAS DA! ¿UN GATO? LLEGA UN TORERO QUE CON CINCO OREJAS CORTADAS EN TRES TOROS SE LA JUEGA EN EL ULTIMO Y VENGA A BURLARSE DE ÉL, VENGA A CHOTEARSE DE ESA HAZAÑA Y A RIDICULIZARLE. ES LO MÁS COMODO. ASI SE CONSIGUE EL ELOGIO DE LOS INTRANSIGENTES.

Gushigueruela dijo...

Por Dios, que poco sentido del humor tienen algunos...

manon dijo...

Poco sentido del humor y pésima comprensión en la lectura, por cierto.

Gushigueruela dijo...

Pues sí.